Nosotros

El Magnífico

CULTO A LOS VALORES DEL PASADO CON LA MIRADA PUESTA EN EL FUTURO

En 1962 mis padres crearon la marca Cafés El Magnífico sobre los cimientos de la tienda de coloniales que mi abuelo había abierto en 1919. Trabajaron duro y consiguieron fama en el barrio de la Ribera (el Borne) y en la ciudad, por la calidad de su café.

El año 1987 fue clave en la evolución del negocio. Después de trabajar varios años en el tostadero donde aprendí a amar el café y el oficio, tuve la oportunidad de conocer al Sr. Philippe Jobin en Le Havre, célebre importador de cafés finos, viajero incansable y autor de un libro de referencia en nuestro sector. Aquel encuentro propició una primera compra de cafés finos de diversos orígenes que empezamos a vender con trazabilidad. Dos años más tarde abrimos la tienda de la calle Argentería donde desde entonces tostamos una cuidadosa selección de grandes cafés.

En 2018 adquirimos el histórico tostadero La Portorriqueña, una empresa fundada en 1906. Estamos muy orgullosos de dar continuidad a este histórico comercio que supone un pedacito de la historia del café en Barcelona y en particular del comercio emblemático del barrio del Raval.

El mundo del café ha evolucionado muchísimo a todos los niveles en las últimas décadas. Uno de los hitos más relevantes fue la creación del concurso Cup of Excellence con el objetivo de dar a conocer a los mejores caficultores y sus cafés, recompensándoles con precios muchísimo más altos que los del mercado y rompiendo con un sistema económico que los tenía atenazados. Desde 2002 me integré en varios concursos como juez internacional de cata convencido del valor, oportunidad y trascendencia que supone esta competición. También el Best of Panamá, competición donde el famoso Geisha se dio a conocer al mundo. Así pues, he tenido la oportunidad, gracias al café, de viajar a lugares de ensueño y conocer a personas maravillosas por todo el mundo.

En 1996, comprometidos con la divulgación de la cultura del café, fundamos con otros cinco tostadores el Fórum Cultural del Café, una asociación sin ánimo de lucro de la cual he sido presidente en dos ocasiones y he formado parte de múltiples directivas. Hoy en día esta asociación es un referente para todos los profesionales del café en España, aglutinando a gran parte de los profesionales del sector.

No pierdo de vista los valores del trabajo y servicio que me inculcaron mis padres y que transmito a la siguiente generación que ya está cogiendo el relevo en Cafés El Magnífico, así como la importancia de mantener siempre la mente abierta a los cambios y novedades que continuamente se van presentando para mantener nuestra empresa familiar a la vanguardia de nuestro oficio.

Salvador Sans Velasco

EL TUESTE

Para poder preparar una taza de café necesitamos tostar el grano crudo que nos llega de los países productores. Solo al tostarlo podemos desarrollar todos los aromas escondidos en él que proceden del varietal o cultivar, el terruño, las prácticas agrícolas, el proceso de beneficiado y secado y, sobre todo, la capacitación y voluntad del caficultor por conseguir un grano extraordinario. Durante el tueste se reduce la humedad del grano, se producen infinitas reacciones químicas y físicas volviéndose éste más frágil, lo que permitirá la molienda y por tanto la confección de la bebida. La clave está en la cantidad de calor que aplicas en cada momento.

Tostar, pues, no es una tarea sencilla. Aunque pueda parecer una labor artesana el proceso de tueste también es ciencia. Las leyes de la termodinámica y la química, así como la mecánica de la máquina, gobiernan el tueste. El tostador debe analizar primero los parámetros físicos del grano, tales como su tamaño, densidad o la actividad del agua. Definidas en la mesa de cata las razones gustativas que han llevado a seleccionar un determinado lote de café, el maestro tostador deberá elegir el perfil de tueste que lleve esos aromas y sabores a la taza del consumidor.

En Cafés El Magnífico contamos con dos tostadores Vittoria, uno de 15 kg por tostada y otro de 30 kg. Se trata de máquinas fabricadas en Italia basadas en la recirculación del aire. En este sistema predomina el aporte energético por convección, evitando el tueste excesivo de la superficie del grano (scorching) y por tanto un desarrollo homogéneo. Los tostadores poseen un quemador modular que permite un control milimétrico de la potencia calorífica aplicada en cada momento. Este calor se genera en una cámara de combustión separada del bombo con un sistema de recirculación y por tanto de ahorro energético. Todos nuestros tuestes están registrados y posteriormente analizados en Cropster, un software puntero en control de calidad del tueste.

Sensibilizados por el cuidado del medioambiente, y adelantándonos a futuras normativas, hemos dado un paso adelante y este 2021 hemos instalado un catalizador de humos Reicat para eliminar al máximo los olores y partículas que acaban saliendo por la chimenea.

Nos entusiasma nuestro oficio: SOMOS TOSTADORES DE CAFÉ

LA CATA

Uno de los quehaceres más importante de nuestro trabajo es la cata. Solo a través de esta disciplina podemos evaluar la calidad de una muestra de café. Para ser un catador experimentado se requieren años de práctica constante, aprender con buenos maestros, nunca catar solo, tener buena memoria gustativa y curiosidad por la paleta de aromas y sabores de cualquier producto.

El café es uno de los productos más complejos a nivel aromático y gustativo que existe, por eso su evaluación supone un gran reto. Una cata, que a nivel profesional solo puede ser comparativa, requiere tiempo, esfuerzo y dedicación. En Cafés El Magnífico es uno de los pilares de nuestro trabajo. Tenemos una red de proveedores que hemos ido tejiendo con los años y que nos envían muestras de forma recurrente en cuanto les llegan los cafés de temporada. Tres o cuatro personas del equipo de Cafés El Magnífico catan y contrastan opiniones sobre cada una de estas muestras para decidir si las incorporamos a la carta de cafés para nuestros clientes.

Claudia Sans Witty, cuarta generación de Cafés El Magnífico, es la responsable del control de calidad. Ella se encarga de registrar y tostar cada una de las muestras con la tostadora Roest y prepara la mesa de cata anotando cada detalle sensorial que el panel de catadores percibe. Claudia se entrena desde hace años en esta práctica y ya ha participado en diversos concursos de cata como juez sensorial internacional en el Best of Cauca o en seminarios organizados por la SCA. También ha viajado a países productores para entender el vínculo entre el sabor y las prácticas cafeteras.

Generación tras generación seguiremos catando para descubrir cafés extraordinarios para nuestros clientes.

El Magnífico

EL BUEN CAFÉ ES NUESTRA PASIÓN

La venta y divulgación de café de calidad es nuestra razón de ser. Vendemos café al detalle y a la hostelería para satisfacer a los clientes que quieren consumir buen café. Catamos cientos de muestras al año, escogemos las que nos parecen mejores y las tostamos con el máximo cuidado y nunca dejamos de preguntarnos cómo mejorar en nuestro oficio.

Los cafés que os presentamos son el resultado de nuestra experiencia acumulada a lo largo de todos estos años a través de viajes, ferias, lecturas, estudios y conversaciones con grandes profesionales del sector del café de todo el mundo. Nuestros viajes a origen nos han permitido también crear una red de amistades y contactos con excelentes caficultores a los que admiramos profundamente y con los que compartimos el amor por el grano de café.

El Magnífico