Nosotros

El Magnífico

CULTO A LOS VALORES DEL PASADO CON UNA MIRADA PUESTA EN FUTURO

Nuestra familia comenzó a trabajar y vivir en nuestro querido barrio de La Ribera en Barcelona allá por 1919. Los vaivenes de la historia no hicieron posible hasta 1962 la creación de la marca Cafés El Magnífico, que iniciaron mis padres.

1987 un viaje de estudio a Maison Jobin de Le Havre,
en aquel tiempo célebre casa importadora de cafés f ins, resultó en una primera importación de cafés de estos tipos. Dos años más tarde abrimos la tienda de la calle Argentería donde tostamos una cuidada selección de cafés.

El mundo de los cafés ha evolucionado mucho. Quizás uno de los hitos más determinantes sea la creación en 1999 del concurso La Taza de la Excelencia y su objetivo es dar a conocer los mejores caficultores y sus cafés. Participamos desde 2002 como integrantes de jurados internacionales convencidos del valor, oportunidad y trascendencia de esta competición. También participamos en el Best of Panama, competición donde el famoso Geisha se dio a conocer en el mundo.

Comprometidos con la cultura del café fundamos con otros 5 tostadoras el Foro Cultural de Café en 1996, asociación de la que he sido presidente en dos ocasiones y participado en múltiples directivas desde entonces. Hoy esta asociación es un referente para todos los profesionales del café, aglutinando a una gran parte del sector cafetero especial.

Nuestro equipo de trabajo está en constante formación, tanto interna como externa. Los valores de trabajo y servicio que me inculcaron mis padres y que transmitimos a la siguiente generación así como la mente abierta a las novedades son los faros que iluminan nuestro futuro.

SALVADOR SANS VELASCO

LA CATA

Una de las tareas más importantes en nuestro oficio es la catación. Sólo a través de esta disciplina podemos evaluar la calidad de una muestra de café. Un buen catador requiere años de práctica, probar junto a otros buenos catadores, buena memoria gustativa y curiosidad por el mundo de los aromas y sabores de cualquier producto. El café es una de las cosas más complejas aromática y gustativamente que el ser humano ingiere y tiene por tanto una gran dificultad descriptiva. Por lo tanto, sólo una práctica constante y un talento natural hará de alguien un buen catador de cafés.

Una cata, que a nivel profesional sólo puede ser comparativa, requiere de tiempo y dedicación. Una red de proveedores que tengan una visión del café similar a la tuya que envíen muestras, más de una persona en el staff para contrastar opiniones y compartir, además de crecer gustativamente juntos, una persona al staff para recibir y registrar las muestras , saber tostar y preparar la cata (varias horas de trabajo al día), anotaciones y decisiones de compra y finalmente limpieza de todos los utensilios es, a grandes rasgos, lo necesario para acabar decidiendo un origen que incorporar en nuestra carta.

Nuestro director Salvador Sans es también Juez Internacional del mismo concurso en el que se inició en 2002. La futura generación Claudia Sans se entrena desde hace años en esta práctica participando activamente y viajando a origen para entender el vínculo entre sabor y prácticas cafeteras. Seguiremos descubriendo juntos cafés extraordinarios.

El Magnífico

NOS ENTUSIASMA DE VERDAD NUESTRO OFICIO, SOMOS TOSTADORES DE CAFÉ.

Estamos enfocados a vender nuestro café al por menor y al por mayor para suministrar y apoyar a las personas que desean el mejor café posible. Estamos comprometidos en la difusión del café de alta calidad y que esto sea la regla y no la excepción. Nosotros catem, compramos, importamos, tostamos, preparamos y entregamos el mejor café que podemos conseguir y nunca dejamos de preguntarnos cómo podemos mejorar en nuestro oficio.

Nos propusimos valorar el trabajo del caficultor y darlo a conocer preservando la trazabilidad. Tenemos como guía clara la calidad de servicio y materia prima, tostadas rigurosas, conocimiento de los orígenes y capacitación en la catación.
Somos la tercera generación al frente de una empresa que nos apasiona. Los cafés que elegimos y tostamos son el resultado de una gran cantidad de información acumulada, a través de viajes, experiencias, lecturas, estudios y conversaciones sobre el café que aparece plasmado en cada grano de café que ofrecemos.

También necesitamos de un consumidor curioso y reflexivo que sepa apreciar esta calidad excepcional. Por ello, en CEM, nos hemos dedicado a poner en manos de estos aficionados los medios para conocer y comprender que hace que estos cafés sean fuera de serie.

MAG by EL MAGNÍFICO

Una de las tareas más importantes en nuestro oficio es la catación. Sólo a través de esta disciplina podemos evaluar la calidad de una muestra de café. Un buen catador requiere años de práctica, probar junto a otros buenos catadores, buena memoria gustativa y curiosidad por el mundo de los aromas y sabores de cualquier producto. El café es una de las cosas más complejas aromática y gustativamente que el ser humano ingiere y tiene por tanto una gran dificultad descriptiva. Por lo tanto, sólo una práctica constante y un talento natural hará de alguien un buen catador de cafés.

Una cata, que a nivel profesional sólo puede ser comparativa, requiere de tiempo y dedicación. Una red de proveedores que tengan una visión del café similar a la tuya que envíen muestras, más de una persona en el staff para contrastar opiniones y compartir, además de crecer gustativamente juntos, una persona al staff para recibir y registrar las muestras , saber tostar y preparar la cata (varias horas de trabajo al día), anotaciones y decisiones de compra y finalmente limpieza de todos los utensilios es, a grandes rasgos, lo necesario para acabar decidiendo un origen que incorporar en nuestra carta.

El Magnífico